Diego Centeno

noticias

Se encuentra en: inicio / noticias / Cómo superar la crisis

Cómo superar la crisis

Oímos todos los días, que estamos inmersos en una crisis económica y laboral  muy grave. A las dificultades internas que ya tenían las empresas para competir, se añade ahora la falta de financiación, porque el sector financiero internacional, que ha entrado en la peor crisis sectorial que se recuerda, ha colapsado la circulación del dinero dentro y fuera de España y está asfixiando a los diferentes sectores productivos.

Navega por Internet un sencillo ejemplo que explica mejor que ninguna lección magistral la importancia de la falta de circulación de dinero en la crisis que estamos viviendo, y que nos gustaría compartir contigo.

“Agosto, una pequeña ciudad de un país cualquiera. Llueve desde hace varios días. Las calles parecen desiertas. Todos sus habitantes tienen deudas y viven a base de créditos, preocupados por el futuro. La ciudad está en crisis y triste. Por fortuna, llega un forastero al hotel, pide una habitación y entrega 5.000 euros para depositar en la caja fuerte y que guarda para una compra que está negociando en la ciudad.

El jefe del hotel coge el dinero pero, en lugar de encerrarlo en la caja, sale corriendo a pagar sus deudas con el carnicero. Este coge el dinero y corre a pagar las deudas con su ganadero. A su vez, éste aprovecha la oportunidad para pagar los piensos que debía a su almacenista. El de los piensos coge el dinero al vuelo y se va al concesionario de coches y cancela la deuda pendiente. El concesionario ve el cielo abierto para pagar al promotor los atrasos del piso que compró tiempo atrás. El promotor, con el dinero fresco, acude a la agencia de viajes a saldar su deuda de las vacaciones familiares pasadas. El agente de viajes acude al jefe del hotel y le entrega contantes y sonantes 5.000 euros para liquidar las facturas no abonadas. Y el jefe del hotel, finalmente, deposita los 5.000 euros en la caja fuerte.

Poco después reaparece el forastero, dice que no ha podido cerrar el acuerdo, coge su dinero y se va de la ciudad. Nadie ha ganado un euro, pero ahora los habitantes de la pequeña ciudad viven sin deudas y miran el futuro con confianza”

Moraleja: “si el dinero circula, se acaba la crisis”.

¿No es todo cierto en esta historia imaginaria? ¿Cuántas cosas se solucionarían si volviera a circular el dinero con normalidad?

Admitiendo como correctas las ayudas aprobadas por el Gobierno para apuntalar a nuestro sector financiero, es una evidencia que no se han tomado medidas eficaces para que lleguen ayudas que faciliten el acceso al crédito y la circulación del dinero a las pequeñas y medianas empresas.

Hace 78 años,  Einstein ya escribió:

“Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y las soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla”.